Ritual antes de dormir

El momento de ir a la cama no siempre es agradable, en especial para los más pequeños.

Acompañar a los niños en este momento y crear juntos un ritual antes de dormir puede ser de gran ayuda para todos.

Los niños aprenden a través de las actividades que se repiten regularmente. Les ayuda a conocer el día a día de su vida y les permite hacerse una idea del tiempo.

El ritmo ofrece sensación de armonía y calma. Conocer lo que va a acontecer tranquiliza a los niños.

No te olvides de añadir un poco de flexibilidad y ligereza para que el momento sea alegre y relajado, dejando de lado la rigidez y el exceso de pautas que pueden saturar al niño y desee huir.

Los rituales sirven para crear una atmósfera de paz y recogimiento. Durante estos instantes la vida cotidiana se para un momento, nos ayuda a centrarnos, a conectar. Paulien Boom en su libro De uno a cuatro: las verdaderas necesidades de los niños durante la primera infancia.

A mí, uno de los momentos que más me gusta compartir con mi hijo.

Crea el ritual que más te guste. Al final hace que el sueño sea más tranquilo y equilibrado para ambos.

Te cuento el ritual que yo he creado para compartir con mi hijo, normalmente no nos lleva más de 30 minutos.

  1. Preparación del ambiente: Me gusta poner en la habitación un difusor de esencias con una mezcla de aceites, entre los que no suele fallar la lavanda por sus propiedades relajantes. Enciendo una luz suave y abro la cama.
  2. Es el momento de ordenar y despedirse de los juguetes. Todo vuelve a su sitio . Mientras le ayudo a ponerse el sobre pijama -mi hijo no quiere taparse con ningún tipo de sábana, ni edredón ni nada-hablamos de algo que le ha pasado durante el día.
  3. Después elige los dos libros que vamos a leer esa noche y juntos, nos vamos a la cocina a preparar el biberón.
  4. Ya en la cama, mientras se toma el biberón, leemos los cuentos elegidos, comentamos y escenificamos pequeños diálogos, muchas veces inventados. Siempre de forma suave y pausada. Los cuentos calman. Son un gran recurso para atraer la atención y suponen grandes oportunidades de aprendizaje.
  5. Al finalizar la lectura y el biberón, y si todavía no hay mucho sueño, me quedo al lado de mi pequeño haciéndole un masaje en el pelo, el entrecejo y la espalda, y finalmente agarrados de la mano, nos despedimos con un beso, el deseo de que duerma bien, tenga dulces sueños y un te quiero. No suele fallar y en pocos minutos se queda profundamente dormido. Dulces sueños!!

Algunos de los cuentos que solemos llevar a la cama son:

  • Un tierno libro que muestra una rutina de sueño, Siempre te querré, pequeñín 
  • Uno de los libros preferidos de mi hijo, llevamos mucho tiempo leyendo casi a diario este libro y siempre surge algún detalle nuevo con los animales que aparecen en el libro ¿A qué sabe la luna?
  • Un regalo lindo y colorido. Me gusta porque los niños pueden ver quién es mamá, pero también ayuda que lo recuerde la propia mamá. Mamá
  • Un regalo que da mucho juego para inventar melodías y representar las nanas, Gloria Fuertes nunca falla Nanas para leer en la cama 
  • Este libro lo eligió mi hijo en la última feria del libro por su pasión por la luna y no se cansa de leer la historia de este ratón Paco
  • Un libro con muchos años, vino de casa de mis sobrinas, pero que le tiene completamente enamorado a mi hijo. Uno de los que más le gusta para llevar a la cama. El arca de Lulú
  • Y termino con una sugerencia de una gran librería llena de sorpresas Venir a Cuento, que nos ha encantado a todos y que disfrutamos escenificando y poniendo voces casi sin darnos cuenta La vaca que puso un huevo

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.