Pertenecer

Pertenecer

Cuando algo es para ti, no se irá, 

no correrá o evitará ser tuyo. 

Lo que sea para ti, lo será al completo.

 

A veces tenemos claro que queremos algo y lo queremos ya, de inmediato. Y eso nos hace volvemos locos en la búsqueda, obligando incluso a que sucedan las cosas,… las consecuencias llegan después, quizá porque no era lo que realmente buscábamos y acabamos precipitándonos.

Seguro que te ha pasado alguna vez. Deseas algo, lo buscas, lo persigues, lo precipitas, pero no ocurre y lo dejas estar, con frustración, enfado, pero lo dejas estar y entonces, justo entonces, cuando el deseo todavía sigue activo, pero la búsqueda compulsiva para, OCURRE.

Es necesario poner la intención y la atención en aquello que queremos conseguir, pero dejando que las cosas ocurran. Y que lo hagan en el tiempo y espacio que realmente necesiten, sin presiones, sin decisiones precipitadas y muchas veces equivocadas, y lo que puede ser peor, implicando a personas que quizá no estaban convencidas de participar de ello. De que fuera su camino, su decisión, su vida.

Deja que aquello que deseas, que sientes que es para ti o necesitas, se vaya materializando, poco a poco, sin prisa, como si fuera un bizcocho que poco a poco va cuajando al calor del horno. Si le pones la temperatura adecuada sale esponjoso y esbelto. Si le pones poca temperatura se hunde y queda crudo y si te excedes en ésta se quema y rompe.

Ponen el foco en tus anhelos, observa, reflexiona y vive con lo que va aconteciendo. Como dice la cita, si es para ti no se irá.

Ah! Y no te olvides de disfrutar el proceso hasta su llegada.