Avena para equilibrar las emociones

La avena tiene la capacidad de reconstituir nuestros nervios. Ideal para cuando estamos desanimados o deprimidos.

Cuando sientas que tus emociones están en desequilibrio, que bien lloras, ríes, estás triste sin razón aparente o con exceso de enfado, prueba a desayunar avena durante el tiempo que consideres necesario. Y si además te paras a desayunar despacio, en silencio, en tu compañía, pensando cómo estás, observando los pensamientos que surgen automáticamente, … todavía es más efectiva. 

La avena es un cereal integral nutritivo, vigorizante, energético. Su fósforo le encanta al cerebro y estabiliza las emociones.

Además reduce el colesterol y da fuerza digestiva a los estómagos débiles.

También  es recomendable para deportistas y trabajadores de esfuerzo.

Contiene ácidos grasos esenciales, buenos para la piel, y una buena cantidad de aminoácidos, lo que favorece nuestra recarga proteica. Al hígado también le sienta muy bien.  Fortalece el corazón y alivia la retención de líquidos.

La mejor forma de consumirla para aprovechar sus cualidades es en copos hervidos. En diez minutos tendrás una cremita de copos de avena que puedes endulzar con crema de almendras por ejemplo. Añade unos frutos secos o fruta seca deshidratada o una cucharadita de cacao y a disfrutar de un digestivo y nutritivo desayuno.

Una de mis recetas preferidas para desayunar o merendar

Disfruta de la comida, come con calma, alegría y gratitud

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.